Páginas vistas en total

domingo, 25 de marzo de 2012

Plastilina casera

La plastilina es una herramienta muy útil para desarrollar la motricidad fina y la creatividad. 

Para mi esta plastilina la gran ventaja que tiene es que no es tóxica, por tanto nos evitará disgustos ante posibles descuidos.


Ingredientes

  • 1 taza de harina
  • 1 taza de agua
  • 1/2 taza de sal
  • 1 cucharada de aceite  (cualquier aceite vegetal)
  • 1/2 cucharada de ácido tartárico (se consigue en tiendas especializadas de repostería o en farmacias. Si bien no es imprescindible ayudará a aumentar el volumen de la masa).
  • Colorante alimentario líquido (de venta en tiendas en tiendas especializadas de repostería) Existe en pasta/gel y líquido, el líquido deja unos tonos de color más suaves.

Preparación

Colocar todos los ingredientes en un cazo y calentar a fuego lento, removiendo la mezcla hasta lograr una pasta homogénea. Es normal que haga grumos.
Una vez fría o templada amasar sobre una mesa hasta que la masa sea consistente. 
Dividir la masa en trozos y aplicar unas gotas de colorante alimentario del color elegido para cada trozo. Volver a amasar cada trozo de manera independiente, hasta que el color se distribuya bien.

Vídeo 


Mantenimiento

Para que no se reseque, guardarla en una fiambrera de plástico, en bolsas o en film. Durará unos meses si se sigue este procedimiento, si la encontramos un poco endurecida la podemos ablandar amasándola de nuevo con un poquito de aceite.


Si quieres también se puede hornear, así endurece y adquiere mayor consistencia. A modo de fimo económico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario